ABDOMINOPLASTIA

Abdominoplastia

Abdominoplastia

Abdominoplastia

La reconstrucción de la pared abdominal es una de las cirugías estéticas más agradecidas.  A veces con la maternidad o con cambios importantes de peso, con múltiples dietas, la pared abdominal ha quedado distendida y flácida. Esta distensión le da un aspecto globuloso y a veces también va acompañado de un delantal abdominal que le ocasiona malestar y que no lo soluciona con dietas de adelgazamiento. También la diastasis de rectos deja la columna lumbar sin protección debido a la debilidad del cinturón pélvico y ocosiona lumbalgias y dolores de columna.

Nosotros hemos diseñado una técnica muy avanzada que se ha publicado en la revista Plastic and Reconstructive Surgeryy que consiste en realizar plicaturas musculares a demanda. En el seguimiento de nuestros pacientes con la técnica clásica de plicatura muscular descrita por Pitanguy nos encontramos que las pacientes estaban satisfechas al estar de pie pero si se sentaban , en muchos casos aparecía abombamiento abdominal. Ello nos motivo a realizar nuestras plicaturas a demanda. En primer lugar corregimos la diastasis de rectos con la técnica clásica y a continuación sentamos a la paciente 90ª y si aparece abombamiento trazamos una línea horizontal en el centro de la curvatura. Volvemos a colocar a la paciente en posición horizontal y realizamos la plicatura horizontal perpendicular a la sutura efectuada al corregir la diastasis. A continuación volvemos a sentar a la paciente y si se vuelve a abombar por arriba o por debajo o por ambas partes, marcamos el centro del abombamiento y volvemos a efectuar las plicaturas hasta que la pared muscular con la paciente sentada , quede completamente plana.

Para planificar la intervención, primeramente hay que efectuar una valoración anatómica de todas las estructuras a cuatro niveles:

  • · En primer lugar como está la piel, si sobra o no piel, si tiene estrías o no, si está distendida, si tiene cicatrices y donde están situadas, si se podrán extirpar o no y que no comprometan la vascularización de la plástia.
  • · En segundo lugar como está la grasa si tenemos exceso de grasa, si está distribuida de una forma asimétrica o hay acúmulos de grasa debajo del estómago, en los flancos, en la cintura,en la espalda  etc.
  • · Y en tercer lugar como está la pared muscular, si los músculos están unidos, si hay buen tono muscular y el abdomen tiene forma de reloj de arena o si los músculos están distendidos y separados que tendremos una diástasis de rectos.
  • · Si tiene una hernia umbilical o en otra situación o una eventración.

Para la planificación de la cirugía hemos de tener en cuenta también dos puntos, primero diseñar una cicatriz que nos permita extirpar todo el delantal o pliege cutáneo. En segundo lugar que la cicatriz debe quedar escondida debajo de la ropa interior y debajo del bañador y para ello le hemos de darle una forma de U, para que no salga por los lados, por las ingles.

En mujeres de más edad hemos de valorar si el monte de venus está muy horizontalizado para que así al hacer esta cirugía y al tensionar esta zona se verticalice y se rejuvenezca, y también si es muy prominente y hay que hacerle liposucción.
En la cirugía hacemos la reconstrucción de los tres planos: cirugía de la piel, remodelación de la grasa, con liposucción, y tercero la plicatura de los músculos rectos y reconstrucción muscular.

Después se hace el cierre de la herida con sutura intradérmica para que no queden marcas de cremallera y después aconsejamos al paciente que tenga dos semanas para un reposo relativo antes de hacer una actividad más enérgica para que la pared muscular quede bien remodelada.

Con todas estas medidas el resultado estético es muy satisfactorio.