RECONSTRUCCIÓN MAMARIA

Reconstruccion mamaria

Reconstruccion mamaria

Reconstruccion mamaria

Reconstruccion mamaria

Reconstrucción mamaria post-mastectomia

En las Unidades de Patología Mamaria de la zona alta de Europa y de Estados Unidos, se considera que una mujer no está curada hasta que no tiene una mama reconstruida satisfactoriamente. Nosotros pensamos que la mujer se considera completamente curada cuando se ha podido olvidar de su enfermedad y para ello es muy importante una muy buena reconstrucción mamaria.

En la actualidad y debido a la capacidad regenerativa de los preadipocitos “Stem cells” o células madre, y a que se trata de pacientes que han padecido una enfermedad oncológica  con tratamientos de radioterapia y quimioterapia y que desean recuperar su imagen corporal con las menores cicatrices posibles, hemos realizado un protocolo de reconstrucción mamaria con expansores y prótesis e inyección de grasa que nos da muy buenos resultados. Este protocolo ha sido publicado por nosotros en las revistas de cirugía plástica de U.S.A. nº 1 del mundo (Plastic and Reconstructive Surgery Y Annals of Plastic Surgery):

En la reconstrucción primaria, en el mismo momento de la mastectomía, colocamos el expansor desinsertando parcialmente el músculo pectoral mayor para conseguir una buena definición de los cuadrantes inferiores de la nueva mama y lo llenamos parcialmente. Además en este primer tiempo realizamos el tratamiento estético de la otra mama, si precisa, y de acuerdo con la paciente. Al cabo de 2- 3 meses sustituimos el expansor por una prótesis de silicona cohesiva e inyectamos grasa en todo el espacio subcutáneo para conseguir un buen plano subcutáneo y dar elasticidad a los tejidos y también reconstruimos el complejo areola-pezón (Técnica personal publicada en el Annals of Plastic Surgery).

En la reconstrucción mamaria secundaria, colocamos el expansor mediante endoscopia por una incisión mínima en el extremo de la cicatriz de la mastectomía. En este primer tiempo realizamos la reducción mamaria, pexia o el procedimiento estético que corresponda en la mama sana , de acuerdo con la paciente e hinchamos el expansor durante la intervención hasta igualar las dos mamas .En este primer tiempo inyectamos grasa en los cuadrantes superiores entre la piel y el músculo pectoral. Así la paciente sale de quirófano con una reconstrucción simétrica. Al cabo de 2- 3 meses sustituimos el expansor por una prótesis de silicona cohesiva e inyectamos grasa en todo el espacio subcutáneo y reconstruimos el complejo areola-pezón (Técnica personal publicada en el Annals of Plastic Surgery).


Con este protocolo la paciente obtiene una reconstrucción mamaria muy satisfactoria debido a la gran capacidad de regeneración tisular del tejido graso,de los preadipocitos sin  efectuar un procedimiento muy largo , doloroso y con múltiples cicatrices y más tratándose de una paciente que ha padecido un proceso oncológico con quimioterapia y radioterapia.

Tumorectomía y Autoprótesis de Plaquetas.
En los tumores en los que no es necesario realizar una mastectomía completa, el cirujano oncológico extrae el tumor.  A continuación confeccionamos una autoprótesis de plaquetas, de gelatina de plaquetas  del propio paciente para rellenar el defecto. Es una técnica personal publicada en el Annals of Plastic Surgery.

De esta forma, mediante la incisión periareolar que se ha empleado  para extraer el tumor, introducimos la autoprótesis de plaquetas, así la mama no pierde volumen y no se retrae el complejo areola pezón y se obtiene la curación de la paciente, no solamente desde el punto de vista oncológico, sino también estético, sin deformar la mama, que es una alteración muy importante de la imagen corporal.

Tumorectomía y colgajo de latissimus dorsi con endoscopia
Si la tumorectomía es mucho mayor hay que hacer una cuadrantectomía. Con dos incisiones una periareolar de 9 a 3 pasando por las 12 y otra axilar. A continuación, a través de la incisión de la axila, que también se ha utilizado para la disección ganglionar si es necesario, elevamos , asistidos por endoscopia, todo el reborde externo del músculo dorsal ancho y de esta manera empleamos esta porción muscular para rellenar todo el defecto en la mama, con lo cual la mama no se deforma y solo tiene una cicatriz periareolar para extirpar el tumor y en la axila  que ha servido para realizar la cuadrantectomía a la vez que para disecar la porción de músculo latissimus dorsi necesaria para cubrir el defecto resultante después de la tumorectomía.

Con esta técnica, descrita por nosotros, no realizamos ninguna cicatriz en la espalda y conseguimos una reconstrucción mamaria muy satisfactoria.

 

En algunos casos que no se puedan realizar estas técnicas, utilizamos las técnicas clásicas de colgajos de músculo latisimus dorsi , de recto abdominal o con técnicas microquirúrgicas de las que fuimos pioneros en el país pero después de informar al paciente de cada una de las técnicas y de sus ventajas e inconvenientes.

 

Bibliografía del autor:
Mammary reconstruction using tissue expander and partial detachment of the pectoralis major muscle to expand inferior breast quadrants. Serra Renom JM. Ann. Plast. Surg. –

Treatment of facial fat atrophy in HIV+ patient by means of autologous fat injections. Serra-Renom JM,. Plast. Reconstr. Surg.

Endoscopic breast reconstruction with intraoperative complete tissue expansion and partial detachment of the pectoralis muscle. Serra-Renom JM, Ann Plast Surg.

Fat grafting in post mastectomy breast reconstruction with expanders and prosthesis in patients who have received radiotherapy. Formation of new subcutaneous tissue. Serra-Renom,. Plast. Reconstr Surg.